Miguel Díaz-Canel, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, y Manuel Marrero, primer ministro, asistieron esta martes a la inauguración del XIII Congreso Mundial de la Confederación de Italianos en el Mundo.

En el Hotel Nacional, Angelo Sollazzo, presidente de esa asociación, agradeció la presencia de las principales autoridades de la mayor de las Antillas, y recordó el encomiable trabajo de las brigadas médicas cubanas en su país, durante los momentos más duros de la pandemia de la covid-19.

El tema central del congreso, que tendrá lugar hasta el 2 de junio, es la empresa, el trabajo y la cultura italianos portadores de desarrollo y paz.

La cita, que este martes cuenta también con la presencia de Juan Carlos García Granda, ministro de Turismo de Cuba, reúne a representantes del gobierno italiano, el Parlamento, organismos públicos y locales, así como a exponentes del mundo de la cultura, la industria, la economía y el entretenimiento.

Desde hace años Cuba e Italia refuerzan sus históricos lazos de amistad con la cooperación en distintos los distintos ámbitos sociales, económicos y culturales.

Según datos ofrecidos por el Ministerio cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, en la mayor de las Antillas existen 45 oficinas de representación de empresas italianas y tres negocios en la Zona Especial de Desarrollo Mariel.