Varadero está siendo remozado para recibir a los delegados a la 40 edición de la Feria Internacional de Turismo FITCuba 2022 en mayo próximo. Vacacionar en el invierno cubano es la preferencia de muchos turistas debido a las bondades del mar y del clima, pero el mayor atractivo para los visitantes es la seguridad que brindan los hoteles de esta isla ante la rutina de convivir con personas ajenas en medio de una Pandemia que ha lastrado la vida de todos los habitantes del planeta.

No sé cómo ha sido en otros hoteles, ni en otros lugares de la isla o del mundo, puedo hablar por lo que vi en el Blau Varadero, un hotel con un equipo de empleados proactivos, que transmiten seguridad en todos los sentidos.

El despliegue de la prevención sanitaria se percibe desde que llegas al hotel: una enfermera toma la temperatura, un maletero recibe el equipaje y lo desinfecta antes de que pase a las habitaciones. Luego se guarda la distancia establecida entre los clientes y el mostrador de la carpeta. Todos con mascarilla, algo que exigen también a los turistas. El personal que hace el check in -protegido y distante- da atención de uno en uno.

Desde el Lobby hasta el ascensor, cada dos metros, existe un dispensador de alcohol para higienizar las manos, sin contacto alguno, pues posee un sensor eléctrico que de solo mostrar la mano cae el líquido.

Como el hotel no tiene un alto por ciento de ocupación,  las familias pueden mantener un aislamiento considerable, tanto en la edificación como en la playa.

En los espacios de cafeterías, snab, bar, mesa Buffet, y otros, las medidas se extreman al punto de que al levantarse un consumidor, el dependiente acude e inmediato para limpiar silla y mesa con solución desinfectante.

El restaurante Buffet exige el uso de mascarilla que sólo se puede retirar cuando te sientas a comer. Los alimentos son servidos por empleados, está prohibido al cliente tocar los platos de oferta, ni siquiera con cubiertos o pinzas.

A la entrada de estos establecimientos un trabajador indica la obligatoriedad de la limpieza de las manos, del uso de mascarilla, y muestra la conducta a seguir, cada vez que entra un turista.