La plataforma digital de alojamiento Airbnb pagó este lunes una multa impuesta por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos por aceptar huéspedes en Cuba y violar las sanciones a la isla.

Según la entidad gubernamental, la compañía turística aceptó pagos de norteamericanos que viajaron al país caribeño fuera de las 12 categorías autorizadas por la Casa Blanca.

El Departamento del Tesoro, al cual pertenece la OFAC, informó este lunes en un comunicado que Airbnb acordó pagar 91 000 dólares para liquidar su potencial responsabilidad civil por la aparente infracción.

El exasesor de Seguridad Nacional del mandatario Barack Obama (2009-2017) Ben Rhodes calificó la multa como “estúpida, contraproducente y trumpiana” por negar a los estadounidenses la capacidad de facilitar ingresos directamente a los cubanos y establecer conexiones entre nuestro pueblo.

Desde 2015 la empresa lanzó sus servicios en Cuba, pero las medidas restrictivas adoptadas posteriormente durante el mandato del entonces presidente Donald Trump (2017-2021) y mantenidas con la actual administración de Joe Biden, limitan el alcance de sus negocios.

El 2021 concluyó para La Habana con el bloqueo de Washington recrudecido con las 243 disposiciones adoptadas por Trump para asfixiar a la mayor de las Antillas, 55 de ellas en medio de la pandemia de la covid-19.

En su campaña electoral, Biden aseguró que daría marcha atrás a las sanciones del republicano que perjudican a las familias cubanas, restablecería los viajes y abordaría con el gobierno del país caribeño temas de interés mutuo, sin embargo, la política hostil continúa intacta.