En la mañana de hoy el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, realizó una presentación sobre las oportunidades de negocios al grupo de agricultores estadounidenses que participan en la III Conferencia Empresarial Agrícola Cuba-EEUU.

El ministro Malmierca ofreció una actualización del complejo escenario que está atravesando la economía cubana. Explicó que las consecuencias del bloqueo impuesto por Estados Unidos; a lo que se une los efectos de la COVID19, el cambio climático y el conflicto ruso-ucraniano son factores que han afectado contundentemente a Cuba.

Sin embargo, estamos determinados a desarrollar la producción de alimentos, promover el crecimiento de las exportaciones y facilitar las inversiones extranjeras para beneficio de la economía doméstica, afirmó el titular del MINCEX.

El país está implementando una estrategia económica en línea con el Plan de Desarrollo hasta el 2030 y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Además, se trabaja en la eliminación de trabas en las negociaciones y en la facilitación de negocios.  Otra de las medidas implantadas ha sido la diversificación de actores económicos y su encadenamiento eficaz con la empresa estatal socialista.

Malmierca Díaz abordó también la actualización de las políticas de inversión en el sector agroalimentario, como una oportunidad para introducir nuevas propuestas de negocios.

Mencionó que el sector presenta determinados proyectos que pueden ser muy atractivos para ambas partes. Los productos frescos, como frutas y vegetales, constituyen bienes que pueden ser fácilmente exportables al mercado estadounidense. Sucede igual con los productos del mar, el tabaco, el ron y el carbón vegetal; este último ha sido exportado con éxito en el pasado.

En inversión extranjera comentó las prioridades y tipos de negocios que son interés del país e invitó a consultar la Cartera de Oportunidades de Negocios, que en la actualidad cuenta con más de 600 proyectos.

Los participantes mostraron interés en conocer más detalles sobre los proyectos para el Desarrollo Local, las necesidades de inversión en infraestructura y desarrollo de la producción de lácteos.

El ministro ratificó la voluntad del país de desarrollar relaciones con el gobierno de Estados Unidos sobre la base del respeto a la soberanía cubana, que permita impulsar relaciones comerciales beneficiosas para ambas naciones. Reafirmó que el bloqueo económico, comercial y financiero constituye un obstáculo que impide avanzar en este objetivo.