El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, recibió este martes en el Palacio de la Revolución a la vicepresidenta ejecutiva de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez Gómez, quien realiza una visita de trabajo a Cuba como parte del chequeo de los acuerdos intergubernamentales entre ambas naciones.

«Delcy y hermanos venezolanos, para nosotros es un placer recibirlos aquí en Cuba. Esta es su casa», dijo el presidente a la vicepresidenta ejecutiva del país sudamericano y a quienes la acompañan. «Aquí no hay nada que sea protocolar», dijo el anfitrión, quien además afirmó que el encuentro era para intercambiar sobre temas de interés común.

El jefe de Estado agradeció a Delcy Rodríguez por la visita, envió un saludo a su homólogo Nicolás Maduro Moros, y extendió el agradecimiento al país hermano por el apoyo brindado a Cuba, por «las donaciones que nos han llegado en tiempos muy complejos y que nos han ayudado a solventar un grupo de dificultades».

Igualmente, el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista ratificó a la visitante «la voluntad del apoyo incondicional a la Revolución Bolivariana», y «el apoyo, en nuestras modestas posibilidades, con la colaboración cubana», al tiempo de «seguir trabajando en los programas de la colaboración».

El mandatario ofreció a Delcy Rodríguez detalles acerca de la situación actual de Cuba: habló del bloqueo recrudecido por el Gobierno de EE.UU.; e hizo referencia a la agresividad del país norteño, posición que se expresa a través de campañas mediáticas contra naciones como la venezolana, la de Nicaragua, y la cubana.

Se trata de campañas –denunció Díaz-Canel– «que son sistemáticas, que están montadas en un grupo de plataformas de intoxicación». Por eso, el presidente también habló de concertar esfuerzos con la izquierda latinoamericana, «para enfrentar con inteligencia la agresión mediática intensa, sabiendo que ellos nos llevan ventaja en el tema tecnológico, y que nosotros tenemos que buscar formas dinámicas, revolucionarias».

El desafío que ha entrañado la COVID-19 y cómo la ciencia cubana creó vacunas que han hecho posible transformar la adversa situación epidemiológica de tiempo atrás, fue otro tema abordado por el primer secretario. «Ahora –apuntó, luego de explicar las etapas del comportamiento de la enfermedad en la Isla– lo importante es mantenernos con dosis de refuerzo, para seguir con esos niveles de inmunidad».

Díaz-Canel reflexionó acerca de que, cuando el mundo debería estar pensando en los modos de salvar vidas humanas, está inmerso en la triste realidad de guerras que se atizan.

Delcy Rodríguez agradeció al anfitrión por el recibimiento, reiteró el apoyo incondicional de Venezuela a Cuba, e hizo referencia a cómo su país también está bloqueado de forma recrudecida: «Nosotros –denunció– tenemos ya 502 medidas coercitivas unilaterales que ahogan y asfixian la economía, sobre todo para el ingreso de las divisas. Venezuela, desde 2015, está excluida por completo del sistema financiero internacional. Es una situación compleja, que encarece todas las transacciones».

Durante el encuentro –marcado por la solidaridad y por realidades y batallas comunes–fueron abordados temas como el alusivo al contexto regional, desde el cual se habló sobre avances y perspectivas de la Alianza Bolivariana para Nuestros Pueblos de América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Durante el intercambio, acompañaron a Delcy Rodríguez ministros y funcionarios del Gobierno bolivariano.

Por la parte cubana estuvieron presentes los miembros del Buró Político, primer ministro, Manuel Marrero Cruz, y el canciller Bruno Rodríguez Parrilla; el vice primer ministro, Ricardo Cabrisas Ruiz, y los ministros del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, y de Energía y Minas, Rodrigo Malmierca Díaz y Liván Arronte Cruz, así como la vicecanciller Josefina Vidal Ferreiro.