La sustitución de importaciones, el encadenamiento productivo y la elaboración de un alimento sano para niños es objetivo de Chiky, una fábrica para la obtención de pellys o extrusos de maíz que aboga por el desarrollo local en la provincia de Cienfuegos.

Enclavada en el batey Elpidio Gómez e identificada dentro de la estrategia de desarrollo del municipio de Palmira, la pequeña industria pertenece al trabajador por cuenta propia (TCP) Yasmany Cárdenas Arencibia, quien desde hace dos años se dedica a esa actividad.

Cárdenas Arencibia declaró a la Agencia Cubana de Noticias que apuesta por el empleo de materias primas nacionales, sin elementos químicos, por eso obtiene el maíz y el ajo para el proceso fabril en su finca La Peseta, de la Cooperativa de Crédito y Servicios José Antonio Echeverría.

El único insumo de importación utilizado es el aceite, pero dadas las dificultades con ese surtido realizan negociaciones con la Empresa GYDEMA, conocida como Glucosa, entidad única de su tipo en Cuba que trabaja en un proyecto para extraerle aceite al cereal, explicó.

Asimismo, dijo, mediante los nexos con la Agricultura obtenemos las bolsas para envasar el producto una vez terminado.

Con una capacidad para lograr 10 mil paquetes de 45 gramos diarios, la planta se convirtió además en una oportunidad para generar nuevos empleos, principalmente para jóvenes y residentes en el propio asentamiento.

Tenemos una plantilla de 22 trabajadores, quienes laboran divididos en dos turnos, el primero de cinco de la mañana a 12 del día y el segundo de una a seis de la tarde, con salarios entre los cuatro mil y cinco mil pesos mensuales, detalló Cárdenas Arencibia.

Comentó que sus principales destinos son los municipios de Santa Clara y Sagua la Grande, ambos en la provincia de Villa Clara, así como Camagüey y el Zoológico Nacional, el Parque Lenin y el Conejito de La Habana.

Manifestó que en el territorio de Cienfuegos comercializan los también denominados snacks salados a través de otros TCP, no obstante, se encuentran en conversaciones con la Industria Alimenticia para la distribución en el mercado estatal.

Chiky fabrica hoy un extruso de maíz tradicional, sin embargo, la proyección es incursionar en nuevas líneas.

Estamos pensando en hacer pellys dulces, con sabor a fresa, chocolate, vainilla, coco y otros, los cuales de seguro gustarán mucho más a los pequeños de la casa, afirmó el joven emprendedor.

Agregó que sería más económico porque solo necesita sirope, esencias y azúcar.

Por el momento Yasmany permanece como trabajador por cuenta propia, pero junto a su equipo valora la posibilidad de convertir su negocio en una mipyme, sobre todo por las oportunidades de adquirir personalidad jurídica, incursionar en la exportación y otros tantos beneficios.