Nuevos rubros exportables trabaja la Empresa Cítricos Arimao. La directora de Desarrollo y Exportaciones del enclave productivo, Daily Martínez Núñez, aseguró que la alta aceptación del ají picante en el mercado canadiense ha generado el aumento de pedidos, aunque en formato diferente.

“Hay clientes que quieren el ají picante deshidratado en polvo. Ya hicimos la primera prueba y está en el Instituto de Alimentos de La Habana. Si se certifica, podemos comenzar a comercializarlo con Canadá”.

Tras el desarrollo de ese cultivo con miras al comercio internacional, la empresa exportó en 2021, alrededor de 35 toneladas de ají picante como fruta fresca al país norteamericano.

En fase de estudio se encuentra también la hoja de la guanábana, que por sus propiedades medicinales puede ser usada en infusiones. “Es algo novedoso”, afirma la empresaria. Naciones como Canadá y Francia han mostrado interés y permanecen a la espera del resultado de las investigaciones en curso.“Hay varias pruebas por hacer todavía; primero con la hoja verde y después seca. Es un producto en estado de fomento”, apuntó Martínez Núñez.

El pasado año Cítricos Arimao aumentó sus ventas en Moneda Libremente Convertible (MLC) en territorio nacional y se consolidó como el primer polo exportador de la provincia de Cienfuegos.

En la captación de divisas, por parte de la empresa cienfueguera, han tenido un impacto significativo las relaciones comerciales con el Centro de Elaboración de Alimentos de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM). Desde finales de 2021, comenzaron los envíos de yuca congelada, boniato de la variedad anaranjada y calabaza en envases de nylon, para satisfacer una demanda de 14 mil comensales.

“Estas ventas generan 50 MLC por cada kg vendido. Hay una gran aceptación en el Mariel, porque es muchos más fácil recibir estos productos pelados, listos para su elaboración. A solicitud del cliente, vamos a unir diferentes viandas: la yuca, el boniato y la calabaza, en el mismo formato de nueve kilogramos para ser usadas en la preparación de caldos, lo que se convertiría, para ellos, en un nuevo plato a ofertar en el menú y, para nosotros, en fuente de mayores ingresos”, precisó la directora de Desarrollo y Exportaciones.

Desde diciembre a la fecha Cítricos Arimao ha entregado entre tres y cuatro toneladas de estos productos a la entidad elaboradora de alimentos de ZEDM.

Actualmente, incorpora a estas entregas las mermeladas de mango y guayaba y el dulce de frutabomba, a razón de dos toneladas semanales de cada producto.

El año anterior, el enclave agrícola, que ahora fortalece su infraestructura industrial, facturó a compañías internacionales alrededor de 900 toneladas de carbón, negocio estable durante los últimos cinco años, además de variedades de frutas como la lima persa y el mango fresco.