La visión de Cuba de desarrollar la ciencia como estrategia de soberanía y bienestar fue ratificada por la viceministra primera del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Ana Teresita González, quien continúa su visita a Francia.
En un encuentro con empresarios, autoridades electas y representantes de otros sectores de la sociedad francesa, la viceministra primera del MINCEX, Ana Teresita González precisó que la pandemia de la Covid-19 puso de manifiesto la validez de esa visión, en particular en el tema de las vacunas para combatir al coronavirus SARS-CoV-2.

El 90 por ciento de la población de los países de bajos ingresos aún no ha recibido tan siquiera la primera dosis de una vacuna, por lo que queda demostrada la acertada estrategia de apostar por el desarrollo de inmunógenos propios, subrayó en el foro organizado por la asociación Cuba Coopération France (CubaCoop).

De acuerdo con la viceministra primera, 30 años de inversiones en el sector biotecnológico sustentan ese camino, que permitió al 90 por ciento de la población de la isla completar un esquema de inmunización, y a más del 70 recibir una dosis de refuerzo.

González resaltó además que esa visión de país de ciencia explica que el 99 por ciento de los pacientes contagiados con la Covid-19 se haya recuperado de la enfermedad.

Participantes en el encuentro reconocieron el logro de Cuba de producir vacunas propias y de proteger a sus niños a partir de los dos años.

En ese sentido, el presidente de CubaCoop, Víctor Fernández, anunció un donativo de 30 mil euros para el Instituto Finlay de Vacunas, con sede en La Habana, para respaldar su labor científica.

Recordemos que Cuba protegió a su población frente a la Covid-19 con vacunas propias, de ahí que decidiéramos realizar este aporte, dijo respecto a la iniciativa aprobada anoche por aclamación.

La hazaña científica del pequeño país adquiere mayor relevancia por materializarla en medio del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero que le impone Estados Unidos desde hace más de seis décadas.

Cerco que fue reforzado en los últimos años por más de 243 medidas, 55 de ellas decretadas en plena pandemia por la administración de Donald Trump.

La viceministra primera del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba denunció, también, que el bloqueo aplicado por Washington es el principal obstáculo para el desarrollo de la isla y carece de precedentes en la historia.

En sus más de 60 años, esa política acumula afectaciones por 150 mil 410 millones de dólares a precios corrientes, advirtió.