El miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) Ulises Guilarte reiteró la voluntad política de mantener el incondicional apoyo y solidaridad con la revolución bolivariana de Venezuela.

Guilarte destacó el compromiso de ambos países con la consolidación de los nexos de colaboración, cooperación e intercambio comercial, junto a los mecanismos de concertación en los diferentes foros internacionales.

El también secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) arribó esta semana a la nación sudamericana para asistir en calidad de invitado a la instalación del II Congreso de la Clase Obrera venezolana.

Al respecto, Guilarte hizo hincapié en la importancia de articular acciones para la convocatoria de los interlocutores de la izquierda mundial, con el fin de asegurar la construcción de consensos en función del enfrentamiento a las políticas neoliberales y las coaliciones de la derecha global.

“Asistimos a este Congreso como portadores de la incondicional decisión de consolidar las fraternales relaciones de solidaridad, cooperación y amistad, (…) cimentadas en nuestras tradiciones de lucha en defensa de los derechos de trabajadores”, manifestó el titular de la CTC.

Reiteró la postura de las autoridades y el pueblo de Cuba de respaldar con palabras y acción a la revolución bolivariana de Venezuela ante la hostilidad y la guerra no convencional desplegada por la derecha, lo cual significa también -aseveró- luchar por la plena emancipación latinoamericana y caribeña.

El miembro del Buró Político del PCC manifestó que en los intercambios con representantes políticos y sindicales de Venezuela ha sido tema central la condena al recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla.

En tal sentido, señaló que esa política genocida genera actualmente la interrupción o disminución de las actividades en los planteles industriales, impide la adquisición de materias primas y obstaculiza las transacciones en el sistema financiero internacional.

Ante este escenario, “estamos ratificando la prioridad que tiene hoy para la Central de Trabajadores de Cuba la movilización de la clase obrera en la búsqueda de la eficiencia que demanda la economía nacional”, indicó Guilarte.

Agregó que frente al recrudecimiento del bloqueo resulta necesario girar la mirada hacia el interior y buscar todos los resortes para movilizar a los trabajadores en actividades vitales como la producción agropecuaria, la industria azucarera y el sector manufacturero.

“El crecimiento y diversificación de bienes y servicios es la única manera de poder contrarrestar el creciente fenómeno inflacionario que tiene hoy la economía cubana”, enfatizó.

El secretario general de la CTC adelantó detalles sobre la convocatoria para las celebraciones por el día internacional de los trabajadores el próximo 1 de mayo, jornada que devendrá en demostración del compromiso mayoritario del pueblo cubano con su proyecto social, aseguró.

“Vamos a ratificar cómo los trabajadores deben asumir el ejercicio protagónico de la gestión y la eficiencia de la economía, al ser sin dudas los creadores de las riquezas materiales que repercuten de manera directa en la solución de los problemas del país”, subrayó.

En tal sentido, agregó que la venidera fiesta proletaria será propicia para enviar al mundo un mensaje del apoyo popular al proyecto social socialista, además de asumir los compromisos por la eficiencia que demanda la economía cubana.

El secretario general de la CTC informó que las celebraciones por el 1 de mayo estarán acompañadas este año por el encuentro internacional de solidaridad con la isla, con el fin de dar visibilidad a las innumerables muestras de apoyo a la Revolución cubana.

“Será un ejercicio de participación, de visitas e intercambio de los más de mil delegados extranjeros que se esperan arriben al país para dirigir ese intercambio a los barrios, propiciar el contacto con el pueblo, los trabajadores, para luego divulgar la verdad de Cuba en el mundo”, explicó.

Agregó que la celebración de la clase obrera constituirá, además, un escenario para reconocer la labor y consagración de los profesionales de la salud en todos los ámbitos en el enfrentamiento a COVID-19 en la nación caribeña y en decenas de países del mundo.