Cuba mostrará el próximo martes el desarrollo, regulación y despliegue de sus vacunas anti-COVID-19, junto a la Internacional Progresista, en cuyo evento virtual figuran destacados científicos.

Los participantes describirán la implementación de la campaña de inmunización en la isla y el apoyo a las necesidades médicas de otros países, “todo frente a un bloqueo económico de seis décadas por parte de los Estados Unidos”, precisó el programa divulgado.

La sesión informativa, comenzará con una introducción de David Adler, coordinador general de la organización que agrupa a activistas de izquierda de todo el mundo, promotora de la Unión por el Internacionalismo de las Vacunas.

En un segundo turno, el director de Innovación e Industria del Grupo Biofarmacéutico BioCubaFarma, Rolando Pérez, ampliará el tema «Cómo Cuba desarrolló su exitosa producción local de vacunas».

Luego, la directora del Centro de Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos, Olga Lidia Jacobo, profundizará en «Cómo les va a los fármacos cubanos en términos de seguridad, eficacia y otros protocolos regulatorios».

La directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, Ileana Morales, a la par del investigador italiano Fabrizio Chiodo, centrarán su intervención en Cuba y su internacionalismo: Cómo puede ayudar el país a vacunar a otras naciones.

El evento cerrará con preguntas y respuestas a los expertos anteriores, a quienes se unirán la directora de Investigaciones del Instituto de Vacunas Finlay, Dagmar García, y el director de Investigación Biomédica del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, Gerardo Guillén.

En un comunicado del pasado miércoles, la Internacional Progresista denunció que el banco neerlandés ING bloqueó donaciones a la delegación que viajaría a La Habana para apoyar el libre acceso a las vacunas contra la Covid-19 promovido por Cuba.

Tras tachar de escandalosa la decisión de la institución bancaria, la organización recordó que mientras los Estados europeos administran dosis de refuerzo, la mayoría de los habitantes de los países más pobres del planeta no han recibido ni siquiera una inyección contra el coronavirus SARS-CoV-2.

Frente a este apartheid de vacunas, Cuba emerge como un motor impulsor del internacionalismo con su promesa de compartir sus inmunizantes con el mundo, agregó.

La Internacional Progresista lanzó semanas atrás una campaña de recogida de fondos para financiar el viaje a La Habana de una delegación que organizará una sesión informativa especial sobre los esfuerzos que realiza la isla caribeña para producir sus propias vacunas contra la Covid-19, y su deseo de compartirlas con el planeta.