La Empresa Agroforestal y Coco Baracoa, segundo polo exportador de la provincia, marcha hacia la recuperación total de ese último rubro, y del café y el cacao, un tríptico conocido como las tres “c” de la agricultura no cañera y que forma parte de su objeto social.

Juan Romero Matos, especialista principal de Aromás (nombre comercial de la entidad) explicó a la Agencia Cubana de Noticias que entre esos avances se incluye el rescate de áreas de esos cultivos arrasadas por el ciclón Matthew en octubre de 2016, “fruto de un gran empeño del colectivo de 712 trabajadores, alrededor de 300 de ellos mujeres”.


Aclaró que la masa femenina resulta decisiva en los viveros, trincheras productivas donde pericia técnica y delicadeza deben marchar a la par, por cuanto producen las posturas para micro injertos, fundamentales para lograr abastecer a la nueva fábrica de cacao, diseñada para procesar tres veces más bellotas que su predecesora, inaugurada en 1963.

Indicó que durante 2021 se sembraron 365 hectáreas (ha) de esa planta de la familia de las esterculiáceas -15 ha más que las previstas-, se sobrepasó también la cifra en la poda, deshije, regulación de sombras y otras medidas agro técnicas, incluida la resiembra y la producción de posturas, “pero la cosecha alcanzó solo el 82 por ciento”.

En compensación especificó que se exportaron 554 toneladas de la bellota de la que se obtiene el delicioso chocolate, llamado por los aborígenes indoamericanos elixir de los dioses, y fuente también de otros valiosos subproductos, como la manteca de cacao.

Romero Matos enunció que esa cifra no se igualaba desde hace más de un lustro, así como la venta de materia prima a la industria, inaugurada en abril de1963 por el entonces Ministro de Industrias, Comandante Ernesto Che Guevara, y recientemente modernizada.

Tanto en el café como en el cacao, aseveró, se honraron en la etapa objeto de análisis la mayoría de los indicadores, a pesar de la ausencia de fertilizantes para las plantaciones, aun resentidas de las secuelas que dejó en ellas, en el último trimestre de 2016, el ciclón más temible que ha azotado a las provincias orientales.

Especifica el entrevistado que hace más de un lustro los cocoteros del segundo municipio guantanamero más importante se extendían por seis mil 300 ha, de las cuales a raíz del hidrometeoro solo 106 ha sobrevivieron, pero con su población sobremanera afectada.

Vaticinó por último el especialista que para el año en curso rindan sus frutos un centro de beneficio de cacao cuya ejecución marcha al 90 por ciento en la comunidad de Cane, y el vivero de Tubetes destinado también a ese cultivo, y erigido en la zona de San Luis.

También se espera igual comportamiento de otras inversiones ya concluidas, entre ellas otro vivero tecnificado, una mini industria de vinagre, y la moderna extractora de aceite de coco, para aprovechar ese valioso subproducto de la planta cultivable más extendida sobre el planeta, y de la cual Baracoa es el indiscutido bastión cubano.