El comportamiento de la baja ejecución de las exportaciones en el 2021, principalmente a causa de la pandemia de la Covid-19 y del recrudecimiento del bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos, centró el análisis de ese año en el Departamento de Comercio Exterior, Inversión Extranjera y Cooperación Internacional (COMEX) en la provincia de Camagüey.


En el panorama nacional donde la actividad económica base la constituye la exportación de bienes y servicios, el territorio registró en ese período un 44 por ciento de ejecución del plan propuesto.


La provincia incumple al cierre de ese período con 17 de los 25 productos previstos exportables, siendo el carbón vegetal de la agricultura, el azúcar crudo a granel, el tabaco y el camarón artificial los de mayor impacto para la economía del país, que no llegaron a lo programado, añadió Juan Ricardo Poll Gean, director de COMEX en la demarcación.


Tampoco pudieron concretarse las labores de selección, preparación y capacitación de recursos humanos en la Empresa Agropecuaria Cítricos Sola, con perspectivas de convertirla en un polo exportador, una deuda que queda pendiente para la presente etapa.

En contraposición, otros renglones como la pesca y la producción de miel, propóleos y cera, lograron excelentes resultados, destacándose el caso de la empresa APICUBA que llegó a las 900 toneladas de miel para la exportación, una suma que no se alcanzaba en la provincia desde hace 38 años.

Problemas internos limitaron las potencialidades de la región para la atracción de inversión extranjera, así como infracciones de los parámetros de calidad internacional, déficits en la logística, bajos rendimientos, y otros disímiles factores que marcaron negativamente el desempeño del sector.

Para el nuevo año, y en especial en la Cartera de Oportunidades 2021-2022, Camagüey cuenta con 38 proyectos de participación nacional, sin la presencia de ninguna propuesta de carácter local debido a fallos puntuales en su aplicación.
Iris Cruz Gómez, directora del Centro de Superación del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, indicó la necesidad de orientar a los emprendedores para que comprendan las normativas de la cartera.

Ello es un compromiso inviolable del Departamento con sus proyectos territoriales, pues es vital que estos se incorporen al plan de desarrollo y la sustitución de importaciones, precisó.

La directiva exhortó a mantener la capacitación de los especialistas de la provincia, los municipios y los diferentes actores económicos, también se puntualizó en la importancia de actualizar el Mapa de Exportación, herramienta georeferencial online que permite visualizar el impacto del sector en el mundo.

En lo que respecta a inversión extranjera, la provincia cuenta al día de hoy con dos acuerdos establecidos en el turismo y ocho más en negociación, donde resaltan la ampliación y remodelación de la Fábrica de Cerveza Tínima, el proyecto de San Felipe, para la producción de níquel más cobalto, y la propuesta Oro Jacinto, de la Empresa Geominera.

Para el 2022 restará entonces al territorio trabajar para perfeccionar el control en la actividad de Comercio Exterior, fomentar los encadenamientos productivos, la sostenibilidad y la versatilidad en la búsqueda de mercados, y rescatar bienes que en etapas anteriores constituían rubros exportables.

La atención y asesoramiento a cubanos residentes en el exterior con intenciones de invertir en Cuba, en la búsqueda de nutrir el abanico de oportunidades financieras, constituye otra de las aristas que debe atender el Departamento en el Territorio.

Actualmente el plan de producción de bienes y servicios con destino a la exportación en la provincia lo integran 25 productos y cuatro modalidades de prestación de asistencias, con la participación de 34 entidades económicas, pertenecientes a nueve organismos registrados en la Oficina Nacional de Estadística e Información de Cuba (ONEI).