La Dirección Jurídica del Ministerio de la Agricultura ha aclarado en su web  una serie de inquietudes sobre la comercialización de productos agropecuarios en Cuba.

Entre los aspectos más valiosos señalados se encuentra la explicación de que las autoridades que controlan y supervisan la comercialización de productos agropecuarios en el país son los consejos provinciales y los consejos de la Administración Municipal.

También señalan que los precios de acopio mayoristas y minoristas, y los precios por acuerdo aplicables a los productos agropecuarios que no tengan precios centralizados, son competencia del comité de contratación de los consejos provinciales y los consejos de la Administración Municipal, presididos por el Gobernador y el Intendente respectivamente.

Los productores agropecuarios pueden vender sus producciones a todas las formas de gestión estatal y no estatal mediante los correspondientes contratos de compraventa o suministros, agregan.

Puntualizan que las cooperativas agropecuarias, los poseedores de tierras, las empresas estatales y otros actores económicos autorizados, pueden vender directamente los productos a destinos como el turismo, la red de tiendas minoristas y las minindustrias, con un contrato previo.

Abordan, igualmente, la venta ambulatoria, autorizada como forma de comercialización que se realiza en carretillas o en vehículos de tracción animal o automotor, sin establecerse en un área fija, cumpliendo lo establecido por los gobiernos en cuanto a itinerarios y vías de acceso. Puede incluir ventas a domicilio.

Concluyen con la aclaración de que las empresas del sistema de la Agricultura y de otros organismos pueden arrendar recursos a entidades estatales, otros productores o cooperativas para facilitar la actividad de comercialización de manera directa.